Skip navigation Scroll to top

VALUES WORTH SHARING
Scroll to top

Pinturas, dibujos y esculturas, porcelanas, tapices y muebles

Las Colecciones de los Príncipes de Liechtenstein incluyen en la actualidad unas 1700 pinturas con obras maestras que abarcan desde el Renacimiento temprano hasta el Romanticismo austriaco. Igual de importante es la colección de bronces italianos cuyo punto fuerte radica en obras maestras de los siglos XVI y XVII.

Asimismo las Colecciones de los Príncipes de Liechtenstein también incluyen dibujos, trabajos de artesanía, esmaltes, piezas de marfil, armas ceremoniales, porcelanas, tapices y muebles que formaban parte del mobiliario de los palacios y castillos de la Familia Real.

Renacimiento

"All’Antica", es decir, al estilo antiguo, este era el lema del arte del Renacimiento. Con el creciente interés por las obras de los arquitectos, pintores y poetas griegos y romanos, en el siglo XV se despertó el interés en Italia por las particularidades de la Antigüedad.

Barroco

El arte del Barroco comenzó alrededor de 1600 en Roma y recibió el nombre de la palabra portuguesa "barocco" que se utilizaba para describir las perlas que crecían de forma irregular. Este estilo se diferenciaba de las formas estrictas del Renacimiento, hacía uso del movimiento y del dramatismo y confería a las obras de arte una expresiónrealzada.

Clasicismo

Al descubrirse y desenterrarse a mediados del siglo XVIII nuevos yacimientos arqueológicos en Italia y Grecia, se despertó de nuevo el interés por la estética de la Antigüedad. Al igual que en el Renacimiento, los artistas, coleccionistas y mecenas se dejaron inspirar por las obras y fundaron el Clasicismo. Los eruditos de la época percibían estas creaciones artísticas como modelos perfectos. Las nuevas obras de arte debían crearse siguiendo dichos modelos y convencían por su elegancia y belleza incomparables.

Biedermeier

Una vez finalizado el Congreso de Viena de 1815 y con el nuevo orden político de Europa, el movimiento Biedermeier penetró en el paisaje artístico de la época. La sociedad estimuló las ambiciones estéticas arrinconadas y los artistas dirigieron sus intereses hacia nuevos temas que se respondieran al sentimiento sosegado y la nostalgia por el Romanticismo. Las residencias de la aristocracia y de la burguesía, en calidad de espacios dedicados a la esfera privada, se decoraron con piezas de mobiliario elegantes, tejidos preciosos, porcelana fina y pinturas cuidadosamente seleccionadas. Alejado de la severidad del orden barroco, el paisaje natural sirvió de fuente de inspiración para el deleite y disfrute distendidos.